EL BLOG de JF

Mi Rincón.

El étimo del apellido de JF

Porqué el étimo de un apellido, pués porque verdaderamente es donde está su origen, de donde procede la palabra en sí, la cual hay que distinguirla y separarla del origen heráldico arraigado que llevaron por siglos o pueden llevar familias nobles con un apellido en particular...

Hay que separar etimología de heráldica, pués esta última es una ciencia que no se ocupa del origen lingūístico y significado de ningún apellido (palabra) cosa que si hace la etimología.

El origen de los apellidos proceden de nombres, patronímicos, topónimos, títulos, cargos, apodos, augurios, bendiciones, consagraciones (aplicaciones onomástica) o de origen desconocido o incierto.

Lingūisticamente el origen de los apellidos proceden de nombres prerromanos, germánicos, judíos, judios-cristianos, árabes, gitanos y extranjeros.

Con estos mimbres nace "El étimo del Apellido..." cuyo interés es suplir un vacío que creo que se encuentra arrinconado o marginado erroneamente por la ciencia de la heráldica.

Creo justo y necesario distinguir entre heráldica  y etimología... de modo sencillo y breve y procurando siempre indicar la etimología correcta (falsas etimologías hay unas cuantas...) se iran poniendo o añadiendo apellidos (palabras) con sus étimos correspondientes.

"¿Qué encierra cada nombre? Lo que llamamos rosa, con cualquier otro nombre tendría el mismo perfume."

William Shakespeare.

 

JF

J. F. Hernando J.

Un juego de engaños... (reseña)

 

Un juego de engaños, movilidad, nombres y apellidos en los siglos XV a XVIII, VV. AA.

¿Alguna vez hemos visto como nuestro apellido lo escribian mal en una carta, cuenta, correo electrónico...? ¿ Cúales son los clásicos errores de escritura ó de pronunciación relacionadas con el apellido... y, porque no, con nuestro propio apellido?

Es algo que nos identifica, que nos afecta porque somos propietarios del apellido que "portamos", que tenemos el cual nos dice a que mundo pertenecemos. Historicamente los apellidos, los nombres han servido como una huella dactilar de la vida, una especie de clave secreta de la propia personalidad.

 

"Ha sido preciso decir lo que fuimos para disculpar lo que somos y encaminar lo que pretendemos ser"

Francisco De Quevedo

"¿Qué encierra cada nombre? Lo que llamamos rosa, con cualquier otro nombre tendría el mismo perfume"

William Shakespeare

 

Sin embargo, y si encontramos, descubrimos que hay engaños, que "el juego" del apellido no está limpio...

Bien, la publicación que reseñamos "Un juego de engaños..." es un estudio que abarca la historia de los nombres, apellidos en unas zonas concretas como son: norte de Italia, Mallorca, Navarra y Extremadura; pero más allá de esta diversidad regional es la relación entre la historia de los nombres, apellidos y la movilidad espacial y social de las personas que también han llevado a castellanos a las Indias (América)  a catalanes a Italia, a irlandeses a España o Francia... (aunque se centra en estos lugares podría ser cualquier parte del mundo).

A los efectos de la expansión europea sobre el "dominio colonial abarcandor de los nombres, apellidos en los esclavos, soldados, indigenas, etc. La obra nos propone numerosos instrumentos de análisis para estudiar los nombres, apellidos, historia... Los autores del libro dejan claro que el tema está muy duscutido por los modernistas, pero también es una reflexión y se piensa que los trabajos de antroponímia tienen mucho que decir y ofrecer a debates sobre la historía, esta historia que puede ser tan cautivadora...

 

Ejemplos:

"... Otro tiempo, otro lugar. En 1808 Napoleón impone a los judíos de Alsacia la adopción de nombres completos para facilitar el trabajo de la administración imperial. Muchos no comprenden lo que se les demanda, los secretarios de Ayuntamiento que no saben francés son numerosos. De modo que los nombres tradicionales son objeto de una transposición por asonancia (Marx sustituto de Mardochée) y que lógicamente revelan muchas extravagancias, Abraham se convierte en Aberham o Abram. Se asiste pues al desdoblamiento de las prácticas nominales y los usos lingüísticos, una administrativa, otra reservada al ámbito de la vida privada y las prácticas religiosas..."

Pág. 13

 

"... Al mismo tiempo los letrados han permitido en todas partes conservar algunos rastros de la diversidad y de los cambios de nombre de los individuos: libros de la razón que se abren a la historia familiar, responsa rabínica proporcionando cientos de nombres y dando su versión sagrada y Laica  diccionarios bibliograficos de sabios musulmanes, actas jurídicas inglesas  españolas y germánicas, registros de importancia, actas de conversión y registro de bautismos moriscos que conservan la memoria de sus antiguos nombres, listas de enrolamiento qué registran los nombres de los reclutas extranjeros actas sobre los que los notarios añade en ciertos nombres y borran la ortografía de algún otro para conservar mejor un rastro de su identidad..."

Pág. 21

 

"... El emigrante tiende probablemente adoptar el apellido más eficaz para conseguir sus fines, sin que podamos postular que él esté siempre liado a la conservación de su propio apellido, ni que en se esfuerce sistemáticamente en cambiarlo. En resumen el cambio no es ni unilateral ni irreversible. Pero cada situación de mudanza genera, en contrapartida  formas de resistencia, la afirmación de una identidad colectiva e individualizada mal tratada. En la práctica, la noción de resistencia a la normalización de los nombres con una regla exterior resulta especialmente difícil de manejar, debido a que las falsas apariencias son tan numerosas. Seguramente, es necesario admitir que los sistemas de nominación moderno son ante todo estructuralmente flexibles y que el cambio es cosa corriente y muy biem admitida, como parece indicarlo la ausencia de penalización de los fraudes de nombre. El desfase es grande entre, por una parte el proyecto del historiador de actualizar las formas antropologicas  de fijar una cronología  de revelar el juego de las normas, y por otra parte, las prácticas antroponímicas ordinarias muy variadas de los hombres de la época moderna. Es precisamente por ello que el estudio de la nominación y el uso de los nombres tiene tanto que enseñarnos..."

Pág. 26

 

La publicación tiene 396 páginas abordando 4 capítulos principales, una introducción, un resumen (escrito en español, francés e inglés), 710 notas y referencias y, una excelente bibliografía de unas 610 obras; además la obra está escrira en francés y español (8 artículos o temas en francés y 15 en español incluida la introducción en el idíoma de Cervantes)

 

Título: Un juego de engaños, movilidad, nombres y apellidos en los siglos XV - XVIII

Autor: VV. AA.

Año: 2010

Editorial: Casa de Velázquez

ISBN: 9788496820

 

 

JF

J. F. Hernando J.